Alquilar un local para abrir un negocio implica una serie de observaciones que se deben tomar en cuenta, de esta forma se puede evitar que tanto el pago del arrendamiento como el de los trámites necesarios para su apertura afecten las ganancias los primeros meses. Hoy día gran número de personas decide emprender la aventura de iniciar su propio negocio con el objetivo de independizarse de manera laboral.

A pesar de la buena intensión no siempre se cuenta con la oportunidad de tener un local propio, por esta razón es importante recurrir a la renta de un espacio para poder desempeñar correctamente las labores cotidianas. Sin embargo la decisión de alquilar una oficina depende de la capacidad financiera de la persona quien desea poner en marcha su negocio.

Inicio, venta y gastos

Cuando quieres adquirir un local comercial, cualquier inmueble o una nave debes saber que estar realizando una operación que tiene que ser respaldada por un contrato de arrendamiento, que además será redactado entre las dos partes. Los contratos de alquiler para uso diferente al de vivienda cuentan con libertad de pactos, también se rigen por las clausulas pactadas entre arrendador y arrendatario.

alquilar oficina

Por otra parte, el importe de los gastos deducibles debe encontrarse en conjunción con el porcentaje del alquiler de oficina para dicha actividad profesional, que a su vez debe ser informada a la Agencia Tributaria por medio de una declaración censal para que desde el inicio todo vaya en orden y con transparencia. Dentro de los gastos que pueden surgir al momento de abrir un negocio encontramos las siguientes:

1.  En propiedad o alquiler. Bien sea que tengas tu propio local o que alquiles uno, debes pagar los impuestos locales, amortización fiscal del inmueble, seguro, interés y préstamos hipotecarios. Así mismo hay que imputar el 100% de los gastos y cuotas de IVA en el equipamiento de oficina como equipos, mobiliario, informáticos, entre otros.

2. Gastos deducibles. Además de las deducciones derivadas para el alquiler de una oficina se deben sufragar  otros gatos entre ellos: cuotas pagadas a la seguridad social para luego ser abonadas a colegios profesionales, mantenimiento, servicios profesionales, desarrollo de software, página web, informática, encuentros profesionales, derivados de la asistencia a ferias, desplazamiento para el desarrollo de la actividad y suscripciones de revistas profesionales.

Trámites necesarios para la apertura

Si tienes decidido alquilar una oficina para la apertura un negocio propio, es imprescindible acudir a la Unidad de Ventanilla Única de la delegación que corresponda. En este lugar en donde se tramita la licencia de funcionamiento o empadronamiento comercial. Este documento es necesario ya que forma parte de los trámites para que un emprendedor opere un giro en cualquier parte del país.

Por tratarse de un permiso local el trámite va variando de acuerdo la entidad donde se ejecute y puede tener o no tener un coste. Además el tiempo de autorización no es definido y aunque existan localidades que lo prometen en menos de siete días, cumplir con estos requisitos puede llevar un tiempo de hasta tres meses.

En caso de abrir tu negocio sin dar aviso a la autoridad correspondiente, ten por seguro que tendrás una multa que se calcula en función de los metros cuadrados y giro del negocio, que también varía en cantidad. Lo mejor es hacer lo correcto para que desde el inicio tu negocio marche perfectamente.

Preguntas frecuentes

Cuando hayas cumplido con los trámites correspondientes para alquilar una oficina y abrirla, la búsqueda de la sede de tu empresa requiere de un proceso largo de gestión en donde no debes perder de vista las pautas marcadas en el business plan y filtradas por la realidad del mercado. Si quieres que tu negocio marche correctamente es necesario analizar con flexibilidad los requisitos mencionados anteriormente.

Es probable que a veces entren dudas y preguntas como ¿He definido bien los requisitos mínimos? ¿A qué público me quiere dirigir?  ¿Qué imagen quiero dar? Ante esta situación puedes utilizar todas las fuentes de información o intermedios para tener claro todo lo que necesitas saber. Una excelente idea es estudiar las ventajas de cada oficina que tenga medios de transporte público y facilidad de aparcamiento.

Si la oficina que deseas alquilar se encuentra dentro de un edifico con uso residencial, debes asegurarte de que no existen ningún problema. Analiza previamente el sistema de climatización y la luminosidad para desempeñar bien tus funciones y asegúrate de que la duración del contrato permita amortizar la inversión.

Muchas personas se dejan llevar por lo que creen que es un buen inmueble porque lo ven grande o porque está cerca de su domicilio, pero al pasar los meses la renta comienza a convertirse en un inferno. Estamos completamente seguros que tu intención es alquilar un local para que el negocio resulte un éxito así que presta atención a las condiciones y lugar donde se encuentra.