Muchas personas sueñan con tener una casa de madera de dos plantas rodeada de naturaleza, especialmente para ir de vacaciones o pasar un fin de semana con toda la familia. La verdad es que este tipo de vivienda posee de un encanto especial y transmite una atmosfera de confort y calidez. Lo mejor es que brinda la oportunidad de vivir en un entorno natural y hace que tus descansos sean mucho más placenteros.

La madera se caracteriza por ser un aislante natural, por esta razón resulta ideal para aislar tanto del frío como del calor. Esto significa que puedes ahorrar gran cantidad de energías si lo comparamos con las casas de ladrillo, piedra y hormigón. La madera también tiene una función adecuada de aislamiento acústico por lo que las viviendas de este tipo resultan ser tranquilas, cálidas y relajantes. Además estas construcciones suelen ser rápidas y genera un ahorro formidable.

Casa de madera de dos plantas

Hay que tener presente que durante los últimos años el sector de las casas de madera ha aumentado considerablemente. Son estimuladas más por su coste competitivo y un menor plazo de construcción, por esta razón gran número de usuarios se ha inclinado por este tipo de residencia: en un principio lo toman como su segundo hogar y posteriormente como vivienda para el resto del año.

Modalidades para una casa de madera

Actualmente tanto las casas de madera tradicionales como las de estructura de madera resulta ser un 30% más barata que una vivienda construida con hormigón, por lo que la edificación no tendría que tomar más de 5 o 6 meses tomando en cuenta el tiempo de entrega del kit en el terreno. Por otra parte se pueden obtener en diversas modalidades de compra tales como:

  • Comprar sólo el kit.
  • Comprar el kit montado.
  • Comprar la casa llave en mano completamente terminada.

Una de las empresas especializadas en llave de mano es Canexel, quien es un excelente referente en el sistema canadiense de construcción junto a un entramo ligero de madera. Desde que surgió en 1996 ha logrado construir más de 300 casas de madera de dos plantas, además los proyectos que ha tenido a su cargo son realizados por el equipo de arquitectos de la misma compañía.

En este caso los propietarios pueden construir casas a la carta, es decir, pueden escoger los metros cuadrados, plantas, distribución, materiales y hasta acabados. Por ser un tipo de vivienda personalizada también se debe tomar en cuenta algunos aspectos de suma importancia como el presupuesto y la parcela. Algunos distribuidores de estas casas cuentan con su propio catálogo para que el cliente pueda seleccionar el modelo que más le guste.

Una de las ventajas es que se puede elegir realizar diversos trazos básicos para la casa que tanto has soñado y encargarla a un distribuidor que reciba tu pedido. Cualquier opción que elijas la ley establece que para la edificación de una vivienda en España, se necesita de un proyecto de arquitecto junto a un permiso de construcción del ayuntamiento con el objetivo de asegurarse de que todas las casas cumplan con el Código Técnico de Edificación.

Versatilidad arquitectónica de una casa de madera

No importa el modelo que elijas al momento de construir tu casa de madera de dos plantas ya que es posible realizar modificaciones y cambios en su construcción. Si no te gusta algo de los resultados finales puedes cambiar el tamaño de planta, realizar ampliaciones, mover espacios en el diseño, entre otros aspectos importantes. Con todo esto puedes obtener la casa en estilo deseado y personalizado para que te sientas cómodo y satisfecho.

Recuerda que ya sea una casa convencional o algo mucho más moderno y complicado, la decisión es tuya. La madera con la que se construye este tipo de viviendas es tanto natural como orgánica, se desarrolla en un ambiente limpio y puro en algunos lugares del mundo donde además los renos y alces vagan en estado salvaje. Podemos afirmar que es un material fuerte y hermoso proporcionado por la naturaleza.

Este tipo de casas son construidas en diversas partes del mundo como: todo el norte de Europa, Estados Unidos, Canadá y especialmente en áreas rurales. Cuentan de una esperanza de vida mayor que las construcciones de hormigón ya que a partir de los cuarenta años éstas inician a tener algún tipo de defecto. Se estima que una casa de madera puede llegar a costar aproximadamente 650 a 800 euros por metro cuadrado, todo depende del modelo y medidas.

Por ser la madera un material natural requiere de cuidados especiales, a cada cierto tiempo debe ser tratada adecuadamente para evitar posibles ataques de hongos, insectos y plagas. Sin embargo hoy día los tipos de madera que se utilizan para estas viviendas son tratados debidamente para esquivar estos problemas. Generalmente se les aplica una serie de capas que protegen e impermeabilizan.