Si estás pensando en mudarte a otra zona de la ciudad y quieres que tus muebles y demás accesorios lleguen en buen estado, no te preocupes que llegaste al lugar indicado. En nuestro artículo te diremos cómo embalar muebles para mudanza, consejos prácticos que te servirán para llevarte todo de manera sencilla pero segura. Si bien es cierto, cambiar de casa puede ser emocionante pero como todo lo bueno conlleva un sacrificio y en este caso es el alistar la mudanza.

Cuando la decisión está tomada de mudarse a una nueva vivienda existen factores que hay que tomar en cuenta para que todo salga como quieres, especialmente para conseguir una mudanza económica. Por esta razón es necesario  saber cómo embalar correctamente los enseres y seleccionar bien el material adecuado para evitar estresarte al momento de transportarlo todo.

Para ahorrarte posibles inconvenientes y tiempo lo recomendable es que embales tus muebles y las demás cosas de tu casa cuatro semanas antes de la mudanza. Debes empacar todos los objetos y mobiliario de una habitación a la vez, metiendo todo lo más que puedas en cajas. Algunos suelen contratar este servicio a una empresa especializada pero este requiere de un gasto extra.

Cómo embalar muebles para mudanza

Consejos para embalar muebles para mudanza

Embalar muebles para mudanza resulta ser una tarea sencilla, pero si deseas prevenir el caos y dolores de cabeza que una mudanza rápida y desorganizada  puede causar te recomendamos que sigas estos consejos simples que te llevarán al éxito. Además te ayudará a estar tranquila durante el traslado de que todo llegará en perfecto estado.

1. Antes de empacar revisa los objetos con cuidado

Lo primero que debes hacer antes de embalar tus pertenencias es limpiar el peso de las cajas a menos de 20 kg de esta forma puedes facilitar su manipulación. Si no lo haces ten por seguro que no podrás levantarlas ni colocarlas y lo más probable es que termines con dolores de espalda. Después debes evaluar los artículos cuidadosamente para evitar que sufran de daños con los golpes del proyecto.

Lo ideal en este caso es que utilices materiales que puedan amortiguar el impacto y cajas fuertes que queden bien cerradas. En lo posible debes intentar no mezclar los objetos de distintos dormitorios en una misma caja, lo correcto es embalar cajas con las pertenencias de la misma habitación y etiquetarlos según sea el lugar donde van ubicados ya que esto facilitará la tarea cuando llegue el momento de desempacar.

2. Embala los objetos que casi no utilizas

Te recomendamos que cuando comiences a embalar muebles para mudanza inicies por los artículos que no utilizas con frecuencia. En este caso lo mejor es dejar al final las cosas que puedes necesitar durante la mudanza o que pueden ser útiles después al transporte. Lo más seguro es que tardes unos cuantos días en ordenar todo por lo que es conveniente tener localizado las cosas que vas a necesitar, de lo contrario  terminarás por volverte loca buscando por toda la casa.

3. Utiliza cajones de muebles para reducir los gastos

Si quieres que tu presupuesto baje ahorrando en materiales de embalaje puedes aprovechar los cajones de tus muebles. Debes tomar en cuenta que algunos objetos frágiles no pueden empacarse con lo demás, pero puedes utilizarlos para meter ropa, mantas, toallas o cualquier otro objeto que no corra riesgos durante la mudanza. Los artículos pequeños como tornillos, cables y clavos pueden ir metidos en bolsas de plástico o tela.

Puedes envolver con periódico o toallas toda la porcelana y cristal para evitar que se quiebre. Las cosas pesadas puede colocarlas en la parte de debajo de la caja, las de peso mediano en la parte de en medio y las que no pesan en la parte de arriba de la misma. Después cierra las cajas herméticamente con cinta de embalaje evitando forzarlas para que no se abran durante el viaje.

4. Embalar flores artificiales y lámparas

Para embalar flores artificiales se recomienza utiliza una sola caja para no dañarla. Por otra parte, las lámparas también pueden ser embaladas por separado y desmontadas. En este caso lo ideal sería usar materiales de amortiguación para la base. Y cuando se trate de espejos grandes, pinturas, cuadros, estatuas, cristal, pinturas, etc., lo mejor es consultar con la empresa de mudanza sobre las opciones a elegir y cuáles son las cajas adecuadas para embalar este tipo de artículos.

5. Embalar objetos no pesados

Embalar muebles para mudanza no es una tarea sencilla pero tampoco imposible. Los artículos como zapatos, ropa, entre otros pueden ir metidos en una sola caja pero deben ir ordenadas correctamente para que a la hora de desempacar no te cueste trabajo hallar cada uno. Recuerda que los productos alimenticios perecederos  o que se encuentran congelados no son aptos para ser trasladados de un lugar a otro.

No importa cuál es la distancia de tu mudanza lo substancial es saber cómo embalar muebles correctamente y de forma segura. Ahora solo tienes que poner manos a la obra para conseguir una mudanza a precio asequible a tu bolsillo. Si no consideras no poder sola puedes solicitar ayuda de una empresa o de algunos familiares.