Cambiar de casa significa hacer una mudanza en donde desafortunadamente solo tienes dos opciones: hacerla tú misma o contratar los servicios de una empresa para que lo haga. Cualquiera que fuere es válida ya que ambas tienen sus pros y sus contras, por esta razón te recomendamos estar atenta para decir la opción que te beneficie más.

Si decides contratar los servicios de una compañía para que se encargue de todo debes decidir qué servicio vas a optar. Esto significa una inversión pero la gran ventaja es que tu no tendrás que involucrarte en cada, generalmente se ocupan de desmontar, embalar, montar y especialmente transportar. Te dejan tus pertenecías donde desees y si has hecho una excelente elección no tendrás por qué arrepentirte.

como-hacer-mudanza

Ahora bien, si quieres hacer todo el trabajo por tu cuenta no te preocupes, aquí te diremos cómo hacer mudanza para poder optimizar bien el tiempo sin olvidar nada a última hora. Una de las principales ventajas es que puedes ahorrar suficiente dinero, mientras que uno de los inconvenientes es que debes armarte de paciencia y valor para que acomodar correctamente las cosas.

Consejos para una mudanza organizada

1. Revisión de objetos

La mudanza se convierte en esa ocasión perfecta para revisar los objetos que se utilizan,  deshacerte de todas aquellas cosas que no necesitas y de darles la limpieza requerida. En este caso puedes comprar un trastero para guardar sillas de playa, ropa de vera e incluso una sombrilla. Si pones en práctica este sencillo consejo estamos seguros que la tarea de ordenar y empacar todas tus pertenencias se reducirá a menos tiempo.

2. Material para empacar y embalar

Debes comprar con anticipación cajas de papel, plástico de burbujas, papel para anotar, cinta adhesiva y marcadores para rotular las pertenencias. También es recomendable comenzar a empacar previamente los objetos menos útiles y las que más utilizas déjalas para el final. Para hacer una mudanza correcta y ordenada se deben usar cajas pequeñas para as cosas más pesadas y las más grandes utilízalas para objetos con volumen pero que no pesen.

3. Organización de mudanza

Lo más conveniente en este tipo de casos es trabajar por áreas para no revolver las cosas y luego resulte difícil de encontrar. Cuando hayas terminado de empacar todo, es importante realizar un inventario con todas las cajas ya que esto servirá si necesitas buscar algo. Además marcar las cajas con lo que contienen dentro te servirá al momento de colocar las pertenencias en la nueva vivienda.

4. Embalaje y trasporte de muebles

Ahora es necesario envolver todos los muebles con papel de burbuja para que no sufran algún daño, después debe colocarse en cajas y sellarlas de una vez. Hay que tomar en cuenta que las cintas adherentes para precintar las cajas no se debe utilizar directamente sobre los muebles, con esto de ahorrarás el trabajo de quitar el pegamento y de estropear los acabados.

5. Ropa y aparatos electrónicos

En cuento a los aparatos electrónicos la forma correcta para transportarlo es envuelta en matas y atados con cuerdas para que llegues en buen estado.  La ropa puedes meterla en maletas ya que suele ser abultada y esto puede robar espacio en las cajas. Otra opción es meter todas las prendas en grandes sacos o bolsas de basura y sellarlas con cinta adhesiva.

6. Embalar cristalería

Para hacer mudanza se requiere de mucho cuidado y esmero en especial con aquellos objetos delicados como lo es la cristalería. En este caso lo recomendado es usar mantas y toallas gruesas para envolver cada uno por separado, es una buena idea para amortiguar y evitar posibles daños.

7. Etiquetado de los objetos

Lo ideal sería escribir la palabra frágil en aquellas cajas donde vayan objetos delicados como cuadros, mesas, entre otras. Recuerda no vaciar el botiquín hasta que hayas terminado de empacar y cargar todas las pertenencias. En caso de lesión o herida necesitarás de algún tipo de medicamente, tampoco debes empacar los productos de limpieza ya que el piso necesitará una limpieza después de completar la mudanza.

8. Llegada de la mudanza

Finalmente es necesario que el día de la mudanza estés allí para revisar y controlar que todo marche con normalidad. Y lo más importante, que tengas paciencia para acomodar todo nuevamente para cuando hayas terminado te des un homenaje en tu nuevo hogar sin preocuparte de nada solamente de descansar.

Hacer una  mudanza es un proceso que conlleva de un gran sacrificio, sin embargo debes estar lleno de ilusión por el cambio que supone la nueva casa. No debe causarte agobio o estrés, pero lo será si pretendes hacerlo todo a último minuto ya que de desesperarás y existirán cosas que te supondrán molestias y problemas a futuro.