Actualmente para comprar o vender una casa es común solicitar una tasación para conocer el valor del inmueble o para lograr determinar un monto de cara al pedir una hipoteca. Generalmente los factores que influyen para fijar el valor son: la superficie, el estado de conservación, la ubicación, la iluminación y la distribución de la vivienda. Por esta razón hoy te vamos a enseñar a cómo valorar una vivienda y saber si es rentable adquirirla.

Quizás algunos se han preguntado si pueden por sí mismos valorar una vivienda de manera sencilla e inmediata y la respuesta es sí. No solo se tiene la capacidad, sino que si se está pensando en comprar o vender una propiedad se debe hacer obligatoriamente, de esta forma se puede saber si un piso se encuentra sobrevalora o si presenta una buena oportunidad de compraventa. Si bien es cierto, el monto es lo que se paga por un piso mientras que para valorarlo tiene que analizar en lo que vas a recibir por él.

Establecer el monto correcto

Un aspecto importante al momento de comprar o vender una vivienda es fijar un monto correcto. Eso quiere decir que debes determinar un precio justo y que a su vez se adapte al mercado de forma que no se asuste a los posibles compradores. Para determinar el mejor coste para el inmueble se debe tomar en cuenta el precio de los propietarios de similares características que hayan vendido recientemente en dicha zona y estudia las tendencias del mercado inmobiliario.

Cómo valorar una vivienda

Al momento de valorar una vivienda es importante saber lo que puedes recibir de ella, es decir que puedes recibir ingresos vía venta posterior o vía alquiler. Por esta razón a continuación te presentamos una sencilla metodología para que puedas determinar si una propiedad está sobrevalorada o no, entre los cuatros pasos están:

  • Calcular los gastos adicionales relacionados a la compra de la vivienda.
  • Muestreo de coste de alquiler de inmuebles en la misma zona.
  • Producción de la rentabilidad bruta y neta por alquiler.
  • Valoración de la propiedad.

Pasos para valorar una vivienda correctamente

1. Calculo de los gastos adicionales relacionados a la compra de la vivienda

Cuando se haya conocido el monto de la propiedad existe una serie de gastos adicionales que debes tomar en cuenta desde el inicio, de esta forma puedes obtener el desembolso final y no llevarte sorpresas desagradables a última hora. Entre los gastos que debes cancelar se encuentran los impuestos, estos van a variar si la vivienda es nueva o de segunda mano.

Si fuera una casa nueva hay que pagar el 10% del importe escriturado, además de un impuesto sobre actos jurídicos documentales que varían entre un 0,2% y 0,75%. Ahora bien, si fuera una vivienda de segunda mano se debe cancelar un impuesto sobre transmisiones patrimoniales, en Madrid es el 6% del importe estructurado. Por otra parte se debe tomar en cuenta los gastos de notario que se aproximan a un 1,0 y un 0,6% del importe del préstamo hipotecario.

Para saber cómo valorar una vivienda es necesario realizar una tasación como ya lo mencionamos. Si solicitas un préstamo hipotecario, como valor de la referencia puede considerar un monto de 250 euros. También es importante tomar en cuenta los gastos de gestoría ya que si deseas que te tramiten todas las gestiones relacionadas a la compraventa se estima un monto de 150 a 300 euros. Si lo haces tú mismo puede significar un gran ahorro para tu bolsillo.

2. Muestreo de coste de alquiler de inmuebles en la misma zona

En este punto lo único que necesitas hacer es conseguir una muestra representativa de precios de alquiler o propiedades similares al que estás estudiando en la misma zona. Aquí requieres de tiempo suficiente para obtener fácilmente una muestra de pisos próximos al tuyo por medio de las páginas de portales inmobiliarios. Ahora si quieres un trabajo más elaborado puedes elegir una línea de tendencia de tu muestra que se convertiría en el precio del alquiler en relación a la superficie útil.

3. Producción de la rentabilidad bruta y neta por alquiler

Una de las ventajas al valorar una vivienda es que la rentabilidad bruta de alquiler se puede conseguir de forma inmediata, sin embargo esto va a depender de los resultados de los pasos anteriores. Lo único que necesitas hacer es dividir el ingreso anual que recibes por el alquiler entre el importe de la adquisición. A continuación se calcula descontando a los ingresos deseados los gastos asociados a la propiedad de la vivienda.

4. Valoración de la propiedad

Ahora es momento de determinar si la rentabilidad obtenida es suficiente o piensa qué precio debe tener la propiedad para que lo sea. Para no tomar una decisión equivocada y tener tu patrimonio asegurado, lo más recomendable es exigir a la vivienda una rentabilidad neta de partida como mínima de un 5%. Por ejemplo si divides el ingreso neto entre la rentabilidad exigida: (9.000-1450) / (0,05)=151.000, este sería el importe total de la compra.