El traspaso de un negocio se ha convertido en los últimos años en una de las mejores opciones para las personas autónomas. Esto se hace con el objetivo de poner en marcha un negocio propio sin tener que empezar desde cero aunque ante esta situación son varias las preguntas que pueden hacer, entre las más comunes está saber cómo funciona. A continuación puedes aprender cómo se realiza un traspaso de negocio, es decir, la cesión del arrendamiento o alquiler de un negocio.

Aquí te contamos cómo funciona la compra venta de negocios, cómo valorar el traspaso para negociar un buen contrato y los impuestos que debes tener siempre en cuenta. Sin embargo antes hay que saber que los traspasos de negocios establecen una modalidad específica para comenzar una actividad empresarial como autónoma o pyme, que además es consistente en la cesión del contrato de arrendamiento de un piso o cambio de un precio.

Una característica que distingue a un emprendedor con auténtica vocación, es su capacidad para analizar fácilmente qué tipo de negocio puede funcionar en un local con el cartel que diga “se traspasa” colgado en la persiana. Esta resulta ser una modalidad común en negocios como restaurantes, tiendas, comercios grandes y bares que ofrecen diversas opciones en ciudades conocidas como Barcelona, valencia, Madrid o Sevilla.

compraventa de negocio

Traspasar un negocio legalmente

Los traspasos de servicios en locales donde pueda ejercerse una actividad profesional o empresarial se encuentran regulados en el artículo 32 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Aquí habla sobre ceder el contrato de arrendamiento sin tener que contar con la aprobación del propietario, sin embargo sí tiene el derecho a elevar la renta en un 20% constituyendo un plazo de un mes para que el nuevo propietario notifique formalmente al cliente el acuerdo de traspaso.

En este caso solo basta con el acuerdo de las partes, pero se debe tener mucho cuidado ya que en algunos casos la compra venta de negocios contiene una cláusula que prohíbe la cesión o traspaso. En otras ocasiones los propietarios exigen un porcentaje, algo a lo que no tienen derecho. Por esta razón es conveniente revisar el contrato ante la presencia de un abogado.

Cómo traspasar un local arrendado por una sociedad

Si fuera el caso de que el local se encuentre arrendado por un sociedad, una opción al traspaso del negoció sería considerar la compra de la sociedad en cuestión. De esta forma se puede evitar el incremento del 20% dentro del precio de la renta, además de los bienes y derechos adquiridos por el propietario hay que tener cuidado con todas las obligaciones de pago pendiente que pueda tener dicha sociedad en ese momento.

Ahora bien, si fuera la compra venta de negocios de un local propio es necesario proceder a una valoración del mismo en marcha y a la firma de un contrato de arrendamiento. La persona que adquiera el traspaso tendrá que pagar un valor por el negocio y después una renta mensual por arrendamiento. En caso que falleciera el inquilino y sus legatarios continúan ejerciendo la actividad, pueden remplazar el contrato de arrendamiento en las mismas condiciones sin que el propietario pueda aumentar el valor de la renta.

Así funciona el impuesto de la compra venta de negocios

Las operaciones de endoso de un negocio como vía de traspaso en un inicio no se encuentran  sujetas a IVA ni impuesto de transmisiones patrimoniales. Sin embargo deben cumplir con algunos requisitos: que siempre se transfiera el negocio totalmente y se continúe con la actividad económica. De esta forma el ocupante que confiere el negocio deberá emitir una factura sin IVA por el importe del traspaso al nuevo inquilino.

Esto no aplica para el propietario del local en caso de que reciba una parte del traspaso de negocios. En este caso el dueño tendrá que emitir una factura con el 21% de IVA al arrendatario que deja el local, así mismo tendrá que incluir las retenciones correspondientes. En caso de que los bienes del traspaso se venden por separado sin deben estar sujetos al IVA, no incluyendo los inmuebles.

Los negocios de compra-venta de segunda mano

Actualmente los negocios de compra-venta de segunda mano se están convirtiendo en algo muy habitual en diversas ciudades. Desde el punto de vista fiscal, La Agencia Tributaria marca para este tipo de negocios bienes usados junto a unas directrices muy claras. El régimen del IVA en este caso estipula que el sujeto pasivo al realizar la compra de un particular, tiene que emitir una auto-factura con el IVA correspondiente y consecutivamente la factura de venta.

De esta forma se puede determinar por una parte las cuotas del IVA trimestrales y por otro la utilidad de la actividad a efectos de IRPF. Aquí los particulares no emiten facturas, por tanto, es el comprador quien debe realizarlo en cuento adquiera el bien. Dentro debe identificar a quién está comprado el material, dirección y NIF, nombre, de la misma forma se debe proceder al momento de hacer la venta del mismo.