A la hora de comprar piso de segunda mano, los compradores suelen cometer algunos errores de los que luego se lamentan. La adquisición de un inmueble es una decisión muy importante, pero como intervienen muchos factores, a veces por buscar un precio más barato elegimos un piso que no nos conviene por otras razones. Como después de adquirir una vivienda ya no hay vuelta a atrás, especialmente cuando es el lugar que hemos escogido para vivir, creo que es importante que tengas en cuenta algunos principios básicos para la compra de un piso.

En este post quiero destacar esos principios que toda persona debería seguir antes de plantearse siquiera la adquisición de una vivienda de segunda mano. Tengamos en cuenta que algunas de ellas no están en condiciones para vivir, requieren muchas reformas, tienen deuda del IBI acumulada o carecen del certificado energético. Por tanto, será muy importante que nos fijemos en diferentes factotres a la hora de comprarla.

Precios de los pisos de segunda mano

El primer punto en el que se fija casi todo el mundo a la hora de comprar una vivienda usada es el precio. Evidentemente son más baratos que la vivienda nueva, pero tampoco tanto. Es un aspecto muy importante, ya que probablemente se trata de una de las compras más relevantes y caras que realices en tu vida. Por tanto, tienes que ver que el precio se ajusta a tus ahorros y a lo que estás dispuesto a pagar por ese espacio.

Lo mejor es fijarte un presupuesto máximo y no sobrepasarlo. Ese presupuesto deberá tener en cuenta que los gastos de un piso no implican sólo el importe de la vivienda, sino también impuestos, notaría, gestoría e intereses de la hipoteca, en caso de que solicites una.  Por cierto aquí puedes leer sobre tipos de prestamos para compra de casa Ten en cuenta que los bancos no suelen financiar un piso al 100%, al menos ahora.

Pisos de segunda mano

Ubicación del piso

Otro consejo muy importante es que te fijes en la ubicación del piso, especialmente si lo quieres para vivir allí. ¿Está muy lejos de tu lugar de trabajo? ¿Cuántas horas tardas en llegar desde allí en coche, teniendo en cuenta el tráfico? ¿Cuánto gastarás en gasolina? ¿Tiene los servicios cerca? Gasolinera, tiendas, supermercado, hospital, colegio, bares y restaurantes, etc.

Hay personas que están dispuestas a vivir lejos de su lugar de trabajo, porque prefieren una zona residencial tranquila, o incluso vivir a las afueras en un chalet. Pero hay otras a las que les gusta más la ciudad y quieren tenerlo todo cerca. Tendrás que pensar qué clase de persona eres.

Estado del piso

Hay muchos pisos de segunda mano baratos, pero porque son antiguos. Puede que sean atractivos, pero al visitarlos, normalmente no sabemos muy claramente si podemos vivir allí, cuánto nos costaría una reforma, o redecorarlo por completo. Además, el presupuesto para la reforma muchas veces no se conoce hasta que llegan allí los obreros y descubren que hay una tubería a punto de romperse, o que hay una pared muy estropeada. Si hablamos de casas unifamiliares y no de pisos, las complicaciones pueden ser todavía mayores.

Cumplimiento de las obligaciones legales

Los pisos que se compran deben cumplir una serie de obligaciones, como estar al día del pago del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), o estar registrado en el registro de la propiedad, o tener el Certificado Energético, de modo que todo se haga de forma limpia y legal. Hablamos de una operación que supone un desembolso económico de grandes dimensiones. Por tanto, debemos asegurarnos de tenerlo todo en regla y no tener en el futuro ningún problema legal.

Por supuesto, debemos descartar de antemano a todo aquel que no quiera vender su piso de forma limpia y quiera que le paguemos en negro, obviando impuestos, notaría, etc.

Comprar piso de segunda mano: ¿qué criterio importa más?

Realmente, todos estos criterios son importantes a la hora de elegir un piso. Yo no escogería un piso que no cumpliera con unas determinadas condiciones. Puede que, al final, los pisos que te gustan se salgan de tu presupuesto, pero tendrás que ponderar qué vale más la pena, así como el coste de oportunidad. Si no compras tu piso ahora, ¿cuánto más tendrás que estar viviendo en casa de tus padres, o de alquiler, o en un piso viejo que ya no quieres? ¿Estás dispuesto a esperar más tiempo?

Y no debemos olvidar también la cuestión sumamente importante de las expectativas de futuro. No te enredes en una hipoteca que termines de pagar pocos años de morirte, porque serás un esclavo de los bancos toda tu vida, vivirás con el agua al cuello y tendrás riesgo de que te embarguen en caso de que no puedas pagar. Por tanto, yo te aconsejo que seas prudente, que ahorres mucho y sólo después de tenerlo muy claro te decidas a comprar tu piso de segunda mano.