Antes de invertir tu dinero en un local comercial es importante comparar los intereses y condiciones de los préstamos hipotecarios que ofrecen los bancos, financieras y cajas. Si conseguir una hipoteca para adquirir una casa resulta en muchas ocasiones complicado debido a la economía actual, obtener financiación para comprar un local comercial y montar un negocio es mucho más difícil. Iniciar un negocio siempre conlleva una serie de riesgos, no tomando en cuenta la situación económica en que se viva en ese momento.

Para abrir cualquier tipo de negocio se quiere de una inversión de capital inicial, sin embargo, en la mayoría de casos las personas no cuentan con un local propio para realizar las actividades necesarias por lo que resultan dos opciones al momento de conseguir uno: comprar o alquilar. Si te decides por la segunda opción (comprar) debes tomar en cuenta que resulta difícil conseguir el financiamiento necesario, aunque en algunos casos se logra adquirir.

Al momento de comprar un local para la apertura de un negocio es necesario llenar algunos requisitos que exigen los bancos al momento de conceder a hipoteca para cierto fin. Por esta razón aquí te explicaremos cuáles son las características y ventajas de una hipoteca de local comercial para que no salgas perjudicado.

Hipoteca de un local comercial Estafa o inversión.

Conoce las características de las hipotecas para locales comerciales

Actualmente la comercialización de hipotecas para obtener un local comercial no se encuentra muy extendida, pero algunas empresas financieras trazan préstamos específicos para dicha finalidad. En la mayoría de casos las mismas guardan referencias respecto a los préstamos consignados a la compra de una propiedad, por esta razón presentan mayores restricciones debido a que el riesgo puede ser mayor y el negocio fracase en unos cuantos meses.

El miedo al fracaso de un negocio hace que las hipotecas para financiar un local comercial requieran la aportación de una mayor cantidad de capital inicial. Generalmente las entidades no financian más del 60% o 70% del valor de tasación o de compra venta del local. Otra de las características entre los préstamos hipotecarios diseñador para obtener un local y los destinados a la compra de una vivienda radica en el plazo de amortización.

Tipos de hipotecas para locales comerciales

Hipoteca Aliseda Terciario

La oferta de hipotecas para comprar un local y abrir un negocio es escasa. Afortunadamente ésta se encuentra diseñada para aquellas personas que quieren iniciar su propio negocio y que no disponen de gran inversión. Dispone de un tipo de interés de euríbor+1,25% durante los primeros 24 meses y de euríbor+1,75%% el resto de vida del préstamo. Es únicamente para inmuebles del banco que financian el 100% de la operación tomando en cuenta todos los gastos.

Caixa Guissona

Ofrece a las personas dos tipos de préstamos destinados a la compra de locales comerciales: la primera es la hipoteca Hi-Fi que ofrece un tipo de interés fijo del 2,5% en un plazo no mayor de 10 años. La segunda es hipoteca Hi-Fi que tiene un interés del 3% en 20 años. Cualquiera de los dos exige la contratación de un seguro de vida.

Hipoteca Sareb Locales de la Caixa

Ofrece a las personas un tipo de interés de euríbor+4,50%. Una de las ventajas es que lo financia en un 50% sobre el valor de la compra venta, es decir, el 50% sobre el varo de tasación. El plazo máximo de amortización que da es de 15 años que aplica una comisión de apertura del 1,5%. En este caso el usuario decide si desea bonificar el tipo de interés del préstamo hasta un 0,7%  con la contracción de dichos productos.

Consideraciones para las hipotecas de un local comercial

Ahora las entidades hipotecarias no suelen financiar la compra de locales comerciales más de un 70%, esto se debe al miedo de que los negocios no marchen correctamente y puedan venirse de baja. A continuación analizaremos algunas ventajas para comprar un local consiguiendo parte del dinero en el banco (préstamo hipotecario).

Ventajas de una hipoteca para un local comercial

1. Recursos propios. No es necesario que gastes todos tus ahorros en comprar un local para iniciar tu propio negocio. Puedes acudir a una entidad financiera para que te proporcione parte del dinero con intereses asequibles a tu bolsillo.

2. Crecimiento de negocio. Al obtener un préstamo tendrás que pagar una cuota mensual al banco  en concepto de hipoteca. En caso de no financiar más del 50% la cuota puede resultar inferior a la de un alquiler convencional por lo que tu negocio puede ir como viento en popa.

3. Obtener liquidez. Cundo el préstamo esté cancelado, posiblemente contarás con un activo que puede ser útil en caso de que quieras vender el local o volver a hipotecar para obtener liquidez. Tú negocio te lo agradecerá.

Independientemente de cuanto sea la cuota dada por el banco, la formalización de un préstamo hipotecario requiere de algunos gastos por la compra del local que deberá ser asumida por la persona beneficiaria. Los gastos cubren: gestoría, tasación, estudio del préstamo, comisión de apertura y pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Estos últimos se cancelan salvo que te subrogues a un préstamo hipotecario ya en vigor.