En cualquier tipo de banco español o latinoamericano al que vayas te vas a encontrar múltiples opciones de préstamos para comprar vivienda. Préstamos a tipo fijo, tipo variable, con financiación a 30 años, hipotecas para cambio de casa, para adquisición de una segunda vivienda… Las condiciones siempre varían según diferentes factores, de manera que lo más adecuado es solicitar un préstamos que se ajuste a tus condiciones presentes y futuras. 

Probablemente si has llegado hasta este post te preguntes: ¿dónde pedir un préstamo para comprar una vivienda? ¿qué condiciones de financiación y plazos me ofrecen? ¿qué avales tengo que presentar para conseguir un préstamo? Vamos a intentar resolver todas tus dudas al respecto.

¿Dónde puedes pedir préstamos para comprar vivienda?

 Hay muy diferentes bancos a los que puedes acudir para solicitar un préstamo hipotecario. Lo primero es que tienes que distinguir entre las entidades de crédito que te ofrecen préstamos personales (para otros fines, como obtener liquidez inmediata) y aquellos que te ofrecen uno para la adquisición de un inmueble, que te dan mejores garantías y bastante más dinero, generalmente.

Lo más recomendable es que vayas a pedirlo a un banco. Éste puede ser tanto público como privado; generalmente, los públicos te dan o te deberían dar mejores condiciones, así como acceso a viviendas subvencionadas por el estado y con menos requerimientos, aunque suelen estar pensados para personas que no pueden pagarse una vivienda muy grande. Y no en todos los países hay muy buenas condiciones para conseguir este tipo de préstamos.

Otra opción son los bancos privados. Como no todos los productos financieros nos ofrecen las mismas condiciones, será mejor que acudas a tu oficina y te informes de cuál es el que más te conviene. Además, ve pensando que tendrás que presentar algún aval, ya sea tuyo propio o de otra persona de confianza que esté de acuerdo, como un familiar.

Prestamos vivienda

¿Qué condiciones de financiación y plazos me ofrecen?

Las condiciones de financiación pueden ser muy variables. Tomamos como ejemplo el Banco Santander, una entidad bancaria de reconocido prestigio en todo el mundo de habla hispana.

  • Superhipoteca tipo fijo: te dan un 80% de financiación. Quiere decir que sólo necesitas el 20% del piso + los gastos para pagar la entrada y financiar parte de la compra.
  • Hipoteca de 30 años. Te permite distribuir el pago del préstamo a lo largo de 30 años. A mí es una opción que no me acaba de gustar. Si puedes vivir de alquiler con opción a compra, es mucho mejor que estar endeudado 30 años de tu vida con un banco.
  • Superhipoteca de segunda residencia. Es para los que quieran comprar una segunda vivienda. Te dan de plazo hasta 25 años y la financiación es del 70%. 

Esto que te pongo es sólo un ejemplo del tipo de hipotecas que te puedes encontrar según su financiación y plazos. Por supuesto, podrás encontrar otras opciones distintas en el Banco Sabadell, Bankia (la antigua Caja Madrid), el BBVA, Caixa Cataluña y otros muchos. Te invito a pasearte por sus páginas web, fijándote siempre en que lo que a ti te interesa son préstamos hipotecarios, no personales.

¿Qué avales necesito para pedir un préstamo?

 En esto no se puede generalizar, porque según sean las características de la vivienda que te quieres comprar, te pedirán más o menos. Pero, generalmente, el banco que quiere tener una prueba de que puede recuperar su dinero de alguna forma en caso de que no te quedara para pagar. Los requisitos que generalmente se suelen pedir son:

  • Nómina. Si el nivel de ingresos es muy bajo (pongamos 800 euros), es muy lógico que a los bancos les dé reparo en darte un préstamo, ya que tienen poca seguridad de que puedas pagar una hipoteca de 350 € al mes, sobre todo si vives en una gran ciudad. 
  • Aval personal. Una solución es buscar a la persona que más sueldo tenga de tu familia y ponerla como aval, pero claro, tendrás que convencerla de que puede confiar en ti y no va a tener que acabar pagando él. 
  • Propiedades. Puede que tengas una vivienda, o alguien de tu familia tenga esa propiedad. Busca a alguien que te pueda servir como aval con su vivienda. También puede valer un terreno o una casa de campo. Un coche generalmente no será aval suficiente, a menos que tengas un super Ferrari que te haya costado una millonada. 
  • Otra entidad financiera. Puedes poner como aval el préstamo que te haya concedido otra entidad financiera, para que ésta pague en caso de que tú no puedas hacerlo. Si no tienes los otros avales, conseguir éste es más complicado todavía, porque probablemente te pidan condiciones similares para concederte otro préstamo. 

Bueno, espero que este artículo te haya arrojado alguna luz sobre lo que necesitas para pedir un préstamo para compra de vivienda. Si todavía te quedan dudas, deja un comentario.